martes, 9 de octubre de 2012

¿Llega el costipado y la gripe?

La llegada del otoño y los cambios de temperaturas es sinónimo de la llegada de los costipados, resfriados y gripes.

Es fácil distinguir entre el resfriado común y la gripe, por quien no lo tenga claro aquí vienen un par de claves:

-Resfriado o costipado: producido por un virus (hay más de 100) y sufrido con frecuencia. Estos virus entran en el cuerpo por la vía respiratoria y se propagan cuando la persona tose, estornuda o habla.
Los síntomas: secreción nasal, estornudos, obstrucción de nariz, en ocasiones dolor e inflamación de la garganta, acompañado de malestar general y algunas veces fiebre leve.La mayoría de los síntomas desaparecen en un par de días.
No existe vacuna para el resfriado debido a la cantidad de virus que pueden provocarlo.
-Gripe: enfermedad producida por un virus (diferente que el del costipado), normalmente aparece por olas o epidemias. Se caracteriza por una aparición muy aguda o rápida, fiebre alta, dolor de cabeza y muscular intenso (lo más característico), estornudos y dolor de garganta. El contagio se produce por las pequeñas gotitas de saliva que quedan flotando en el aire cuando alguien tose o estorunda (asqueroso ¿no creeis?)

¿Cómo prevenirlos?
A parte de con la vacuna de la gripe, pero en personas de riesgo, se recomiendan algunas medidas para reducir las probabilidades de contagio: lavarse las manos con frecuencia, no compartir toallas, vasos o objetos con personas infectadas y reforzar el sistema inmunitario (un zumito de naranja con el desayuno es un buena manera)

¿Cómo tratarlos?
Con los gran conocidos antigripales (un combo de varios medicamentos para combatir los síntomas) o el paracetamol a secas, analgésico muy utilizado, con efecto sobre el dolor muy rápido, muy buena tolerancia y baja la fiebre de forma efectiva.








Abrígate, aléjate de las corrientes de aire, no fumes, no abuses de bebidas alcohólicas o muy frías y mantente bien hidratado.