lunes, 25 de noviembre de 2013

La farmacia y los niños

Buenos días, lunes por la mañana, sol, frío y sueño... Empieza una nueva semana y estoy con las pilas cargadas al máximo aunque el lunes siempre se me hace un poco cuesta arriba! Contando los días para el puente de Diciembre y para la Navidad... El tiempo pasa muy rápido, en un mes Navidad!!!! Me apetece mucho, me encanta la Navidad y con niños aun más, la excitación y la cara de felicidad viéndoles abrir los regalos del Papa Noel y de los Reyes Magos no tiene precio!! 

El otro día mi hija toqueteando todas mis cosas del cuarto de baño: cepillo de dientes, pasta, cremas, peines, maquillaje... Se hizo con mi pasta de dientes, y toda espabilada cogió su cepillo de dientes, abrió el tapón y se puso un poco de pasta, mi pasta es de menta, no le gustó nada pero erre que erre a ponerse más pasta y 'lavarse los dientes' como mamá, pues bien, hoy me he puesto a profundizar sobre pastas de dientes infantiles (las tengo bastante a mano, la verdad), de fresa, de menta, de Disney, de Bob Esponja, de Pocoyó... Menudo mundo el de las pastas de dientes!!! Y tirando del hilo llegas a tantas cosas!! Que si esponjas con cara de Minnie, Mickey, cremas hidratantes de Hello Kitty, bálsamos labiales de princesas, toallitas húmedas de Winnie de Pooh, cepillos de dientes de Monster High... Menuda locura y normal que las madres o padres (yo creo que más los padres) nos volvamos locos y nuestros hijos acaben teniendo un tocador y accesorios de lo más pintorescos!!! Hay que ser muy prudentes!! 







Pues bien, después de indagar sobre el tema he caído en la tentación de una esponja de Minnie (con lo que le cuesta entrar en la bañera a ver si en lugar de tardar 10 minutos en convencerla tardo 2, el drama será hacerle salir... Porque le cuesta entrar pero aun más salir).

Cuida de los tuyos